Por qué México

A principio de año tomé la decisión de ir en busca de nuevos mercados en los que encontrar mejor rendimiento a mis habilidades y conocimientos y después de repasar el globo me decidí por México. Formado en Inglaterra en una universidad americana, mi querencia siempre ha tirado hacia los mercados anglosajones. Admiro la publicidad que se hace en Estados Unidos y el diseño que exporta el Reino Unido. He vivido en ambos países y entiendo su cultura, hasta entiendo el #bretexit aunque no lo comparta. Entonces, ¿por qué México?

Percepciones y realidades

La primera es obvia: un mercado inmenso. México tiene una población de 122 millones de personas triplicando la población española, ¿qué marca no soñaría con un mercado así? Pero entender el poder adquisitivo del mercado es fundamental para entender su verdadero potencial: tan sólo se considera clase media al 34%, es decir, 49 millones de personas. Por encima apenas hay un 6% de la población y por debajo está el restante 60% que vive con 5000MXN al mes, apenas 240€ (Datos felipec.wordpress.com). Y cuando aplicamos la lupa descubrimos que el tramo mayor de población están en los jóvenes que hoy tienen entre 10 y 20 años. Entre todos suman unos 22 millones y están entrando en la fase importante de consumo: el primer trabajo, el primer coche, la primera casa, el primer hijo… Para que esto ocurra deberán eliminarse desigualdades y superarse incertidumbres y serán los propios jóvenes los que con sus ganas de progresar ayudarán a arrancar el motor del cambio.

Sigue leyendo

Se rueda

innovacionaudiovisual_serueda

Hoy es sábado, y como cada sábado desde hace varios meses, mi casa se transformará en un plató hasta el domingo. Es una producción discreta, de esas con las que no cuesta convivir. El equipo se reduce a cuatro o cinco personas que ocupan dos habitaciones y un baño. No hay mucho más atrezzo que en un día normal y en los momentos de rodaje nadie me manda callar. Por otro lado tienes la oportunidad de seguir el desarrollo del proceso casi como un mecenas, ayudándolo a crecer al darle cobijo. Para nosotros es como un hijo más al que hay que mimar. Sigue leyendo

Ad blockers, ¿síntoma o enfermedad?

“El Napster de la industria publicitaria” así definió Sean Blanchfield a los ad blockers. Para el fundador de PageFair, la empresa que identifica y cuantifica las pérdidas que causan los bloqueadores a los medios, estos programas acabarán por arruinar la industria de los contenidos.

Tensando la cuerda desde el otro extremo están compañías como AdBlock Plus que elimina la publicidad en la navegación de más de 100mill de internautas repartidos por todo el planeta.

En España no alcanzan las cifras de otros países. Si Innovación Audiovisual contratara publicidad sólo llegaría a 3 de cada 4 lectores porque 5,6 millones de españoles han decidido dejar de ser impactados con publicidad mientras navegan (IAB) Para sentir, temporalmente, esa experiencia he descargado Ghostery y, lo reconozco, la navegación da vértigo. Un ad blocker no sólo hace desaparece todos los anuncios, los malos y los buenos (hasta la publicidad nativa desaparece*) sino que al hacerlo me devuelve todos esos megas que he contratado porque también elimina la recopilación de datos que tanto ralentiza la navegación. Pero después del vértigo llega el vacío que provoca el horror vacui; tanto espacio en blanco te lleva inevitablemente a preguntarte si quedará algo en la red cuando no quede nada que bloquear.

Sigue leyendo

Black friday no more

El día de Acción de Gracias es una celebración que reúne a la familia entorno a una mesa para dar gracias por lo recibido. La fiesta llegó a América desde Europa y debe ser de las pocas que no ha vuelto. Desde Florida hasta Terranova casi cada pueblo de la costa atlántica reclama su paternidad. Pero es en Plymouth donde se forja la leyenda del encuentro armónico entre el viejo y el nuevo mundo, tan bien narrada por Terrence Malick en El Nuevo Mundo, una especie de bucle espacio-tiempo. Hoy en día la magia de ese fraternal momento se rompe por completo a las 48 horas con la llegada del Black Friday y la posterior maratón navideña. Pasando del compartir al consumir en un abrir y cerrar de ojos.

Hasta la semana pasada a mí, todo esto, me importaba más bien poco la verdad. Mientras que en América el Black Friday dura eso, un viernes, aquí se nos ha ido de las manos. Oficialmente comenzó el 27 y terminó el 30. Pero si le sumamos los días de promoción previos la fiesta ha durado más que el rosario de la aurora, o eso me ha parecido a mí.

Que conste que celebro las ventas y los ingresos que generan pero, una vez más, ha sido a costa de demostrar nuestra debilidad como consumidores. El país entero ha sufrido un ataque súbito de amnesia y lo que ayer era precariedad esta semana pasada ha sido bonanza a raudales. Es una fiesta bien planeada y el coste oportunidad actúa como acelerador de la ventas fundamentada en golosos descuentos. Así que, si no has podido resistirte lo entiendo, porque a mí me ha costado no participar de la fiesta. De los cuatro newsletter que recibo diariamente todos contenían algún mensaje relacionado con el Black Friday. A esto hay que sumarle los mensajes recibidos vía apps, por supuesto cualquier página de internet, las vallas en el metro, las cuñas de radio… no ha habido categoría o producto que se haya librado del Black Friday ni espacio sobre la tierra en el que poder esconderse.

Sigue leyendo

¿Para qué fotografiar?

Old camera film

En mayo fui invitado por el colegio de mis hijas a dar una charla sobre un tema de mi elección y elegí la fotografía. Con un aforo de alumnos de 9 años podía haber planteado la sesión con un iPhone, haber abierto Instagram y haber hecho scroll en varios perfiles pero con esto no les llevaría a la fotografía sino a la tecnología. El día de la charla llené una maleta de cuero con mis cámaras analógicas; la primera, una Olympus Pen EE-3, las dos Nikon F-1, una 6×6 rusa, varias Lomos y un par de aquellas de usar y triar que todavía guardo incluso me atreví con una cámara de fuelle. También metí carretes y negativos, diapositivas y visores, medidores de luz y, con mucho cuidado, unas placas en cristal que disparó mi abuelo. Y triunfé.

Sigue leyendo

Joan Planas y Alex Rodrigo; narrar hoy.

WEBSERIES-SLIDE12

La semana pasada el CCMad celebró en La Casa Encendida su cuarta edición plagadita de charlas interesantes sobre creación audiovisual, distribución y propiedad intelectual. Moderado por Juanjo Diaz, de @cineccdonostia, me interesó mucho la charla “Conclusiones: Webseries” porque quería ver si existían similitudes entre dos experiencias tan distintas como son LIBRES y BUSCANDO HISTORIAS. Y las encontré.

@alexrodrigo es el creador de LIBRES, una serie de 10 capítulos sobre siete jóvenes que dejan lo que tienen para crear una pequeña sociedad horizontal en un pueblo de montaña. La T1 es fruto de una campaña de crowdfunding, puede verse completa en su web y ya está preparando la T2.

http://www.youtube.com/watch?v=cONcz4DQRNA Sigue leyendo

El algodón no engaña

Pocos eslóganes han conseguido perdurar en el tiempo como éste de Tenn y todo porque está basado en una sencilla premisa: las cosas brillan más o menos en función de la mierda que se deposita sobre ellas. Pues esto es lo que está pasando con el BC. Da igual el volumen de acciones catalogadas como tal porque ésta no acaba de brillar con la fuerza que debería. Durante una temporada me dediqué a buscarlas y contarlas hasta el día en que Atresmedia catalogó como BC el vuelo de un coche por el estudio de El Hormiguero, ese día lo dejé.

Sigue leyendo