Fracasos de la innovación audiovisual

8226451812_be4a991216_k

Siempre he oído decir que en la cultura de los negocios se valoran positivamente los fracasos porque uno puede apre­­­nder mucho de ellos­­­­­. Al fin y al cabo, para innovar hay que arriesgar y experimentar y, claro está, las cosas no siempre salen como las habíamos planeado.

En el sector audiovisual, donde la búsqueda de la innovación es una constante, es perfectamente comprensible que abunden los proyectos que no han logrado el resultado esperado o que ni siquiera han llegado a hacerse realidad.

Sigue leyendo

La batalla por el televisor

3329347012_06a57afcf6_b

A pesar de que el consumo audiovisual multipantalla es ya una realidad, lo cierto es que seguimos viendo de promedio cerca de 4 horas diarias de televisión. Y la pantalla del televisor sigue ocupando una posición central en nuestros hogares.

Hasta no hace mucho, unas pocas cadenas de televisión tenían el monopolio de lo que ocurría en este electrodoméstico y se disputaban entre ellas la atención de los espectadores. Pero las cosas han cambiado y ahora hay varios nuevos actores interesados en lograr el dominio del televisor. Apple TV, Chromecast, Xbox One, Movistar o los fabricantes de Smart TV son algunos de ellos.

Sigue leyendo

Periodismo inmersivo y otras posibilidades de la realidad virtual

Imagen del proyecto "Hunger in L.A."

Imagen del proyecto “Hunger in L.A.”

Dice la teoría del periodismo que una buena noticia debería tratar de dar respuesta a las famosas 5 W’s (¿quién?, ¿qué?, ¿dónde?, ¿cuándo? y ¿por qué?, del inglés “who”, “what”, “where”, “when” y “why”), además del “¿cómo?” (“how”).

A través de la realidad virtual hoy podemos también plantearnos que los contenidos periodísticos vayan todavía más allá de la pura información y puedan incluso transmitir sensaciones y emociones.

Imaginemos por un momento una recreación en realidad virtual del trágico vuelo de Germanwings que se estrelló el pasado marzo en los Alpes fanceses. Quizá sea complicado saber qué ocurrió exactamente dentro de la aeronave, pero sin embargo podríamos llegar a recrear en buena medida las sensaciones que tuvieron los pasajeros en aquellos espeluznantes minutos.

Sigue leyendo

El momento mágico de la emisión

3552981134_1aba68c610_b

En cualquier conversación que se precie sobre cómo están cambiando los hábitos de consumo de los medios de comuncación, no puede faltar la típica intervención mencionando anécdotas familiares en plan “mi hijo ya nunca ve la televisión”, como si de un único caso se pudieran extrapolar conclusiones a nivel estadístico. Hoy voy a ser yo el que caiga en este lugar común.

Mi hijo mayor tiene 16 años y su consumo de televisión se limita básicamente a ver de vez en cuando algunas de sus series favoritas. Sin embargo, un día me sorprendió con un comentario que me dio mucho que pensar: “¡Papá, qué bien, mañana ponen Inteligencia Artificial en la tele!”. Esta película nos encanta y la hemos visto juntos en varias ocasiones, pero su comentario me llamó la atención porque él le estaba dando importancia precisamente al hecho de que se emitiera en TV. Cuando le dije que también la podíamos ver cualquier otro día y sin los molestos cortes publicitarios, me respondió: “ya, pero verla cuando la ponen en televisión es como más especial, ¿no?”.

¿Lo es?

Sigue leyendo

Móviles y TV: pantallas amigas

6878930546_9cf5ffc2b9_k

Imagen: Scott Macklin

El sorpasso llegó el pasado mes de noviembre: por primera vez en la historia, el tiempo que los norteamericanos dedican diariamente a usar el móvil ha superado el tiempo dedicado a ver la televisión, según datos de Flurry y comScore. Y lo mismo no tardará en ocurrir en nuestro entorno.

La noticia no fue una gran sorpresa porque, observando el rápido crecimiento en el uso de los dispositivos móviles, era bastante previsible que ocurriera tarde o temprano. Pero sin duda se trata de un dato significativo que debería suscitar ciertas reflexiones entre los que nos dedicamos al audiovisual.

Los móviles y la televisión posiblemente compitan por el tiempo de uso, pero son también dos pantallas perfectamente complementarias, condenadas a entenderse, que cuando se combinan adecuadamente dan lugar a innovaciones muy interesantes. En cualquier caso, quizá haya llegado ya el momento de dejar de referirnos a la televisión como… “la pequeña pantalla”.

Sigue leyendo

Hackathones audiovisuales: ideando el futuro de la TV

251

Imagen del Hackathon CCMA en Barcelona

YouTube fue creado por dos amigos en un garaje de California en el año 2005. Facebook lo puso en marcha un estudiante de 19 años en 2004. Netflix nació en 1997 como una especie de videoclub por correo postal. Y los creadores de Oculus Rift tienen actualmente poco más de 20 años.

Todos estos casos tienen un par de características en común: han contribuido a revolucionar el mundo de la televisión y han sido creados desde el exterior de lo que podríamos llamar indústria audiovisual.

¿Debería preocuparnos? No necesariamente. Las ideas innovadoras pueden nacer en cualquier lado e incluso es positivo que surjan en ámbitos a priori no relacionados con la televisión. Pero los que formamos parte de este sector quizá deberíamos plantearnos si estamos haciendo lo suficiente para contribuir a definir la TV del futuro.

Puesto que las buenas ideas no siempre nacen por generación espontánea, a veces hay que buscar vías alternativas para provocar su aparición. Con este objetivo se han creado recientemente varios hackathones centrados en impulsar la innovación y la generación de ideas de futuro en el terreno audiovisual.

Sigue leyendo

La televisión que podríamos inventar

3004458325_c04180e83f_o

Probablemente habréís escuchado alguna vez que “en el mundo de la televisión ya está todo inventado”. Lo han afirmado ilustres profetas del audiovisual como Chicho Ibáñez Serrador o Carlos Navarro, “El Yoyas”, entre otros.

Recuerdo que tal cosa ya se afirmaba en el sector durante los años 90. Y luego llegaron los “reality shows” y, para bien o para mal, lo pusieron todo patas arriba, como debe ser. El 20 de julio del año 2000 (sí, hace ya 14 años) se emitió el último programa de la primera edición de Gran Hermano y alcanzó unos datos de audiencia apabullantes: un 70,8 de cuota de pantalla con 9.105.000 espectadores. Cifras sólo al alcance de contenidos de excepcional interés como la reciente final del Mundial de Futbol en Brasil con un 64,9% y 10.693.000 espectadores.

Actualmente disponemos de unos medios y una tecnología que nos podrían ayudar a reinventar de nuevo la televisión y hacerla muy distinta a como la conocemos: más completa, más social, más interactiva. Pero ¿estamos aprovechando esta oportunidad?

Sigue leyendo

Respeto al respetable

Ilustración: David Sota

Ilustración: David Sota

A menudo asisto a congresos o leo artículos en los que se usa la expresión “couch potato” para referirse al espectador de televisión. Sí, puede que parte de los espectadores respondan a esa actitud pasiva, sedentaria y “tragalotodo” ante el televisor, pero siempre me ha parecido una forma despectiva y desafortunada de describir a la audiencia.

Es más. Me pregunto si una industria que capaz de poner un mote despectivo a sus propios consumidores no estará llegando ya a su decadencia. Hablo en serio: la industria televisiva no ha tratado ni está tratando adecuadamente a sus clientes-consumidores-espectadores y puede que esté empezando a pagarlo.

Sigue leyendo

Ya no es una caja pero tampoco es tan inteligente

Tvs

Pepe vuelve del trabajo como cada día. Es tarde, está cansado, pensativo. Durante el almuerzo ha debatido con los compañeros de la oficina sobre la misteriosa desaparición del avión de Malaysia Airlines. Han salido a flote teorías conspiranoides, abducciones alienígenas, el parecido razonable con el argumento de “Lost”…  Sus neuronas han estado entretenidas toda la tarde buscando alguna explicación lógica a este suceso. Y ahora, en medio de un atasco, solo le apetece llegar a casa y ver el informativo en su recién adquirida Smart TV de 42 pulgadas para saber si hay novedades sobre el avión.

Llega por fin a casa. Enciende el televisor y se da cuenta de que, maldición, son ya las 21.04h. Esto significa que ha llegado unos minutos más tarde de lo habitual y acaba de perderse el inicio del informativo. O sea, no ha visto las primeras noticias, se supone que las más importantes. Ni se plantea cambiar de canal porque sabe que todas las cadenas programan sus informativos a la misma hora. Sí, puede esperar a las 21.30h y seguramente en algún canal de 24 horas volverá a empezar un nuevo informativo. O puede abrir el portátil y acceder a un sitio de notícias, pero ya lleva demasiadas horas de ordenador por hoy. También podría abrir una aplicación de notícias en el móvil… De acuerdo, hay alternativas, pero ese fantástico Smart TV de 42 pulgadas parece no ofrecerle ninguna solución. Y Pepe se pregunta: ¿No debería existir un botón para ver ahora mismo el informativo desde el principio?

Sigue leyendo